Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dr. Jesús Moreno Barragán. Servicio de Neumología. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Cómo controlar la ansiedad?

El proceso de deshabituación de la nicotina puede suponer un aumento de la sensación de ansiedad durante los primeros días sin fumar; sin embargo, esta sensación puede ser controlada y evitada, anticipándose a ella.

La persona que está dejando de fumar debe ser capaz de identificar aquellas situaciones que le resulten más problemáticas (reuniones sociales, descansos, hablar por teléfono, tomar café después de comer, etc.), para poder esquivarlas durante un tiempo.

Cuando estas situaciones no puedan ser evitadas, se pueden realizar sencillos ejercicios de relajación, consistentes en coger aire lentamente en tres tiempos, retenerlo unos segundos y expulsarlo posteriormente también lentamente en tres tiempos; es recomendable realizar estos ejercicios al menos 5 veces e iniciarlos cuando se detecten los primeros síntomas de nerviosismo.

Es importante que durante todo el proceso, exista una creencia en la voluntad y capacidad de uno mismo para dejar de fumar y no dejarse llevar por pensamientos catastrofistas; hay que tener siempre presente que la ansiedad, al igual que el resto de las emociones, son provocadas principalmente por uno mismo, por lo tanto cualquier persona es totalmente capaz de conseguir reducir los niveles elevados de ansiedad, nerviosismo e intranquilidad.

volver arriba
  • Última Actualización: 02/09/2019.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies