Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dr. Julio Vázquez Pérez-Coleman. Servicio de Reumatología. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Cómo se diagnostica la artropatía enteropática?

El diagnóstico se basa en la sintomatología clínica del paciente, en la exploración física y la realización de pruebas radiológicas (radiografía simple) y analíticas (análisis de sangre).

Durante la exploración física del paciente con artropatía, se puede observar la limitación de flexión de la columna y dolor por presión en la zona de las articulaciones sacroilíacas (articulación que une el hueso sacro con el ilion del coxis, situadas a nivel de los glúteos). Las articulaciones periféricas inflamadas suelen estar calientes al tacto e hinchadas (tumefactas), además de producir dolor por movimiento y presión de las mismas.

Mediante las pruebas radiológicas (radiografía de la columna lumbar y de la pelvis), se puede observar signos de sacroileítis (inflamación de la articulación sacroilíaca), que más comúnmente afecta a ambos lados por igual, y en ocasiones diversas alteraciones en los cuerpos vertebrales lumbares.

En los análisis de sangre de pacientes con artropatía se puede observar la elevación de la proteína C reactiva o PCR (proteína indicativa de inflamación), aunque se trata de una proteína inespecífica que puede verse alterada por la propia EII. Más importante en los análisis de sangre es la determinación de una molécula llamada antígeno leucocitario humano (HLA-B27), cuya presencia se asocia con las espondiloartropatías (afectación de columna) en general y con las artritis enteropáticas (especialmente en las formas de afectación axial).

volver arriba
  • Última Actualización: 02/09/2019.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies