Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dr. Julio Vázquez Pérez-Coleman. Servicio de Reumatología. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Cuál es el tratamiento para la artropatía enteropática?

En caso de que exista EII activa o conocida, el tratamiento de la misma es prioritario al tratamiento de la manifestación reumatológica, ya que en la mayoría de los casos, el tratamiento empleado en la enfermedad intestinal mejora el problema articular.

En aquellos casos en los que el trastorno articular preceda a la EII (como en el caso de la espondilitis anquilosante), es importante determinar si realmente existe enfermedad inflamatoria asociada, no solo para tratarla, sino para evitar el uso de antiinflamatorios que puedan empeorarla.

El tratamiento no farmacológico de los trastornos se basa en la aplicación de medidas físicas, con programas de ejercicios apropiados y regulares (la natación y el pilates son especialmente beneficiosos), fisioterapia y estiramientos pasivos de las articulaciones (realización de ejercicios isométricos, donde se somete al músculo a tensión sin que se produzca movimiento). Estos tratamientos ayudan a mejorar la amplitud de los movimientos y la postura, minimizando además las deformidades.

En cuanto a los tratamientos farmacológicos, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) ¿Qué factores pueden influir en la enfermedad de Crohn?
¿Qué factores pueden influir en la Colitis ulcerosa?
suelen ser los fármacos más eficaces en el control del dolor y la rigidez matutina en los pacientes con afectación axial, aunque conviene saber que su uso crónico puede causar lesiones gastrointestinales hasta en un 60% de los pacientes y que algunos estudios sugieren que podrían precipitar o reactivar la enfermedad inflamatoria intestinal, aunque este punto es controvertido.

La sulfasalazina (aminosalicilato), empleada en algunas ocasiones en el tratamiento de la EII, puede también ser útil en el tratamiento de las artritis periféricas, aunque tiene escasa o nula eficacia en el tratamiento de la espondilitis anquilosante.

En ocasiones son necesarios los corticoesteroides orales, especialmente en el tratamiento de la artritis periférica, los cuales también se emplean en el tratamiento de la EII. Su administración mediante infiltración local (corticoesteroides intraarticulares) puede ser especialmente útil si hay una única articulación inflamada de fácil acceso (rodilla, hombro).

En aquellos casos en los que el tratamiento previo no sea eficaz o cuando haya recaídas o recidivas frecuentes a pesar de los mismos, pueden estar indicados los tratamientos biológicos (terapia biológica), que bloquean la molécula TNF-alpha (TNF-α), implicada en la respuesta inflamatoria del intestino y de las articulaciones. Los tratamientos biológicos más empleados hoy en día en la artritis enteropática son el infliximab (se administra por vía intravenosa) y el adalimumab (por vía subcutánea), ya que son dos fármacos que ayudarían también a controlar la enfermedad intestinal.

volver arriba
  • Última Actualización: 02/09/2019.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies