Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Sam Khorrami Minaei y Daniel Ginard Vicens. Servicio Aparato Digestivo. Hospital Universitario Son Espases. Palma de Mallorca.

¿Qué factores pueden alterar el funcionamiento sexual en los pacientes con EII?

Generalmente la alteración de la función sexual puede ser provocada por muchos motivos, por factores físicos derivados de la propia enfermedad, como el cansancio, la diarrea o el dolor abdominal; y por factores psicológicos, como problemas de autoestima, ansiedad o depresión.
Los factores físicos derivados de la propia enfermedad, como la presencia de un brote, provocan un impacto negativo sobre la percepción de salud, la calidad de vida y todos los aspectos de la sexualidad, especialmente el deseo. Síntomas como la fatiga, el dolor abdominal o la diarrea provocan un empeoramiento de la vida sexual.

Además, la afectación perianal, mas frecuente en la enfermedad de Crohn que en la colitis ulcerosa, en forma de fisuras y fístulas (trayecto anormal entre el intestino y la piel junto al ano) puede cursar con dolor anal y supuración e interferir en las relaciones. Las fístulas con la vagina (rectovaginales), aunque poco frecuentes, pueden provocar dolor durante el coito (dispareunia) e infecciones genitourinarias.

Por otra parte, los factores psicológicos juegan un papel fundamental como causa y/o agravante en las disfunciones sexuales de los pacientes con EII. Las alteraciones del ánimo, especialmente la depresión, son el factor de riesgo más importante relacionado con el descenso de la función sexual. Además, la baja autoestima, el miedo al rechazo o la vergüenza a presentar síntomas como la incontinencia durante el acto sexual pueden interferir, evitando los contactos sexuales.

volver arriba
  • Última Actualización: 02/09/2019.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies