Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dra. Alejandra Rivera Trobo y Dra. Raquel González Seoane. Servicio de Ginecología. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Cómo puede afectar la EII al embarazo?

En pacientes diagnosticadas de EII que se encuentren en fase de remisión durante el embarazo, no se ha observado un riesgo mayor de abortos espontáneos, muerte fetal o malformaciones congénitas (adquiridas durante el embarazo) en sus recién nacidos.

En el caso de pacientes con EII activa durante la gestación, se ha descrito un mayor riesgo de parto prematuro, retraso en el crecimiento fetal y bajo peso al nacer, aunque no se aprecia un mayor riesgo de anomalías fetales.

En presencia de complicaciones asociadas a la EII (abscesos, fístulas, perforación, obstrucción intestinal, etc.) puede ser necesaria la cirugía, lo cual aumenta el riesgo de parto prematuro y abortos; pero en todo caso, si sus médicos le recomiendan esta opción es porque los beneficios siempre serán mayores a los riesgos.

Por todo ello, es importante planificar la concepción durante un periodo de remisión de la enfermedad y hacerlo para cada uno de los embarazos, ya que lo acontecido durante un embarazo no se correlaciona con lo que puede suceder en los siguientes.

volver arriba
  • Última Actualización: 29/08/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies