Menu
logofeii




Información realizada y revisada por: 
Dra. Elisa Rodríguez Martínez, Cirujana y Rosa Fernández Paz, Estomaterapeuta. Servicio de Cirugía. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

Intimidad y relaciones sexuales

La presencia de una ostomía no tiene por qué suponer un cambio en la vida sexual, aunque la intervención y la propia enfermedad pueden disminuir durante un tiempo el deseo sexual y la fortaleza física.

Es conveniente hablar abiertamente de estos temas con el personal especializado (estomaterapeuta, cirujano, etc.), ya que puede evitar preocupaciones, miedos o dudas al respecto. Es aconsejable, que la pareja participe en todo momento durante todo el proceso. La confianza con la pareja, aumenta la confianza en uno mismo, rompiendo la posible barrera psicológica frente al cambio físico que ocasiona la presencia de la ostomía.

En algunos hombres después de la intervención pueden aparecer problemas de disfunción eréctil, dificultades de eyaculación, disminución del apetito sexual o de la sensibilidad y ausencia de orgasmo, a consecuencia de la manipulación de vasos y nervios durante la cirugía (sobre todo si se ve afectada la zona rectal). En las mujeres pueden aparecer problemas de sequedad vaginal, sensación de dolor durante la penetración, descenso del apetito sexual, disminución de la sensibilidad genital e incapacidad de conseguir un orgasmo.

RECOMENDACIONES PARA UNA ADECUADA VIDA SEXUAL
  • El sexo no se limita a la erección o al orgasmo, las caricias, besos y el contacto físico producen gran placer y aumentan la confianza en uno mismo.
  • Crear un entorno adecuado que incite a la relajación (experimentar juegos sexuales, emplear accesorios eróticos, utilizar ropa sugerente, etc.) y evitar las prisas.
  • Vaciar la bolsa antes de comenzar el contacto físico, se pueden emplear bolsas más pequeñas y opacas o tapón obturador.
  • Evitar alimentos que aumenten la producción de gases.
  • Si hay problemas de sequedad vaginal, emplear lubricantes o supositorios de glicerina específicos.
  • Si se produce dolor durante la penetración, buscar posturas diferentes hasta encontrar la adecuada.
  • Consultar y valorar con los especialistas el riesgo de conservar el recto.
  • Si se adopta la posición de “acostado de lado” al dormir o estar con su pareja, colocarse evitando que la bolsa se encuentre situada entre ambos cuerpos.
  • Evitar en todo momento utilizar el estoma para practicar sexo, ya que puede causar hemorragias y heridas con mal pronóstico a largo plazo.
volver arriba
  • Última Actualización: 06/08/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies