Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: María del Carmen Morete Pérez, Enfermera de la Unidad EICI. Servicio de Digestivo. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Cuál es el papel de la Enfermería en el control de la EII?

La enfermería de la Unidad de enfermedad inflamatoria intestinal (Unidad EII), está formada por profesionales que actúan como puerta de entrada y contacto con el sistema sanitario; ejerciendo un papel clave en la coordinación de la actividad asistencial, en la planificación y administración de los cuidados y tratamientos de la enfermedad, en el apoyo psicológico del enfermo y de su entorno, en la recogida de demandas y solución de posibles dudas, etc.

Es muy importante que a lo largo del transcurso de la enfermedad se establezca una relación estrecha entre el personal de enfermería y los pacientes, que promueva la creación de un proceso de ayuda, educación sanitaria y seguimiento satisfactorios, que ayuda al paciente a adaptarse a su nueva situación, a sus necesidades y a sus actividades cotidianas, mejorando el grado de aceptación de la enfermedad, la satisfacción por la atención recibida y la sensación de control sobre su enfermedad, en cada una de las diferentes fases de la misma.

Las principales funciones del personal de enfermería en el control de la EII, se basan en:

  • - Educar al paciente y a su entorno, en promoción de la salud y en la adquisición de hábitos de vida saludables (dieta sana, ejercicio, hábito tabáquico, visitas al ginecólogo, dermatólogo, reumatólogo, etc.).
  • - Concienciar al paciente y a su entorno sobre la importancia que tiene la adherencia a la medicación pautada , muchas veces en forma de tratamientos crónicos o mantenidos durante tiempo, para disminuir la posibilidad de nuevos brotes
  • - Administrar los tratamientos biológicos pautados, vigilando posibles efectos adversos, y resolviendo posibles dudas sobre el mismo. En el caso de tratamientos subcutáneos o tópicos, el personal de enfermería se encargará de explicar y adiestrar al paciente para su correcta autoadministración, ofreciendo información para reconocer posibles efectos adversos o signos de alarma.
  • - Comprobar el estado de de inmunización del paciente (es decir, conocer su estado de vacunación y las enfermedades infecciosas que el paciente haya padecido a lo largo de su vida), antes de comenzar con cualquier tratamiento inmunosupresor, el personal de enfermería se encargará de solicitar las pruebas serológicas necesarias para conocer el estado de inmunización del paciente, y posteriormente en colaboración con el Servicio de Medicina preventiva, programar, actualizar y administrar las vacunas necesarias y el registro de su efectividad. 
  • - Realizar curas, detección y seguimiento de las posibles manifestaciones extraintestinales de la enfermedad.
  • - Coordinar las derivaciones sanitarias a las diferentes especialidades y las pruebas diagnosticas que requieren la atención del paciente.
volver arriba
  • Última Actualización: 10/12/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies