Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dra. Ana Echarri Piudo, Responsable Unidad EICI; Dra. Virginia Ollero Pena, Unidad EICI. Servicio de Digestivo. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Qué lesiones se pueden tener si se tiene enfermedad perianal?

Existen diferentes tipos de alteraciones o lesiones dentro de la enfermedad perianal, las cuales pueden clasificarse en tres grandes tipos en función de su relación con la enfermedad, así encontramos, las lesiones primarias, las secundarias y las concomitantes o casuales.

Lesiones en la enfermedad perianal
Lesiones primarias Lesiones secundarias Lesiones concomitantes
Fisuras anales
Pliegues cutáneos
Úlceras cavitadas
Fístulas perianales
Fístulas ano/recto vaginales
Fístulas rectouretrales
Estenosis anal
Absceso perianal
Colgajos cutáneos
Lesiones primarias y secundarias sin relación con la enfermedad

Las lesiones primarias, surgen como consecuencia de la propia enfermedad de Crohn y reflejan la actividad de la misma. Dentro de este tipo podemos encontrar:

  • - Fisuras anales: Son lesiones causadas por un desgarro de la piel o mucosa del ano, en la zona de la línea media posterior del mismo o a su alrededor. Presentan aspecto de úlceras de gran tamaño y profundidad, pudiendo ser múltiples y asintomáticas. Aparecen hasta en el 35% de los pacientes. Por lo general causan poco dolor, pero si existe infección subyacente, el dolor puede incrementarse.
  • -Pliegues cutáneos: Son las manifestaciones o lesiones que aparecen con mayor frecuencia (hasta en un 40% de los pacientes con EC) en periodos de actividad de la EC. Tal y como su nombre indica, no son más que pliegues de la piel a nivel del ano, que cambian de apariencia en función de la actividad de la enfermedad. Cuando la EC está activa, se vuelven de un color rosado o azualado, con presencia de ulceraciones y de aspecto abultado debido a la acumulación de líquido (edematoso); sin embargo, cuando la EC está inactiva su aspecto cambia, las ulceraciones se recubren de tejido y las lesiones se vuelven rígidas y opacas. Su presencia puede dificultar la higiene de la zona y aumentar su irritación, debido a las deposiciones frecuentes asociadas a la enfermedad de Crohn.
  • - Úlceras cavitadas: Aparece entre el 2-10%. Son lesiones abiertas de la piel o de superficies mucosas, que aparecen con baja frecuencia, pero que debido a su profundidad (pueden llegar hasta la zona del esfínter) y a su localización (recto y ano) suelen ser muy dolorosas.  

Las lesiones secundarias, son originadas por complicaciones de tipo mecánico o infeccioso de las lesiones anteriores (primarias). Entre las que se encuentran las fístulas subcutáneas, anovaginales y las rectovaginales, los abscesos perianales y la estenosis anal.

  • - Fístulas: Las fístulas no son más que conexiones anormales entre alguna porción del intestino grueso, (generalmente el recto) con la piel o con cualquier otro órgano situado cerca de la zona afectada (fístulas anovaginales y rectovaginales). Suelen ser la segunda manifestación más frecuente de la EC y su origen puede deberse a la presencia previa de alguna fisura o glándula anal infectada; pudiendo aparecer más de un orificio de salida al exterior y en zonas más alejadas de la región perianal, como glúteos, muslos o genitales. Pueden ser  crónicas y asintomáticas, o acompañarse  de picor o escozor anal, dolor durante o después de la defecación y presencia de sangre o pus. Pueden ser simples (presencia de un solo orificio fistuloso), localizándose en la zona baja del ano, aunque hay una proporción elevada de fístulas complejas con varios orificios fistulosos tanto en la región perianal como en zonas más alejadas (glúteos, muslos o genitales).
  • - Abscesos perianales: Es una acumulación de pus en la zona perianal (ano y recto), como consecuencia de la obstrucción del drenaje de una fístula. Suele producir una hinchazón en la zona alrededor del ano y dolor intenso durante las deposiciones.
  • - Estenosis anal: La estenosis anal consiste en el cierre excesivo del agujero del ano como consecuencia de la pérdida de elasticidad del mismo, lo que dificulta su apertura durante la defecación. Pueden aparecer como consecuencia de la EC o de la presencia de abscesos crónicos o mal drenados. En pacientes con EC no suele ser sintomática, debido a que las deposiciones a consecuencia de esta enfermedad con más fluidas; sin embargo, cuando la oclusión es excesiva (diámetro del agujero anal menor de 1 centímetro), casusa dolor al ir al baño, desgarros anales frecuentes, sangrado o estreñimiento.
volver arriba
  • Última Actualización: 06/08/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies