Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dr. Pablo Bouza Piñeiro. Servicio de Nefrología. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Cuáles son las complicaciones derivadas del tratamiento de la EII?

Como ya ha sido comentado en el apartado anterior, la Mesalazina o 5-ASA pueden ocasionar daño renal en la forma de nefropatía tubulointersticial, haciendo necesaria la retirada del fármaco.

Hay que tener también en cuenta las posibles interacciones de estos fármacos con otros medicamentos habitualmente utilizados en el tratamiento de la diabetes y en pacientes con insuficiencia cardíaca o hipertensión arterial:

- Sulfonilureas: son una clase de antidiabéticos orales utilizados en el tratamiento de la diabetes tipo 2; la Mesalazina puede aumentar su efecto hipoglucemiante.

- Furosemida (Seguril®): fármaco diurético; la Mesalazina aumenta el riesgo de toxicidad renal.

- Espironolactona (Aldactone®): otra clase de diurético, utilizado principalmente en pacientes con insuficiencia cardíaca; la Mesalazina puede reducir su efecto diurético.

Otro fármaco con posible toxicidad renal es la ciclosporina (Sandimmun®), un medicamento inmunosupresor empleado también  en el tratamiento de la EII. Puede causar insuficiencia renal, acompañada frecuentemente de hipertensión, sobre todo en pacientes sometidos a tratamientos prolongados y con dosis altas del fármaco. En estas situaciones será preciso controlar periódicamente la función renal y las cifras de presión arterial, evitando el uso simultáneo de otros fármacos que puedan también dañar al riñón.

volver arriba
  • Última Actualización: 29/08/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies