Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dra. Ana Cantón Blanco. Servicio de Endocrinología y Nutrición. Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS).

¿Es necesario adaptar la dieta a las diferentes fases de la EII?

ALIMENTOSEs importante tener en cuenta que no existen dietas exclusivas o universales que se puedan aplicar de forma generalizada a todas las personas con EII. Las indicaciones o recomendaciones nutricionales serán diferentes en función del estado en el que se encuentre la enfermedad, de la presencia o no de complicaciones asociadas a la misma (estenosis, enfermedad perianal, cirugía, retraso en el crecimiento y desarrollo puberal, etc.) y de las características propias de cada paciente.

En general, las personas con EII asintomática, deben mantener una dieta lo más variada, equilibrada y rica en nutrientes que les sea posible. Sin embargo, cuando la sintomatología asociada a la Enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa reaparece, los alimentos y bebidas ingeridas pueden influir negativamente e incrementar la sintomatología asociada a la enfermedad. En estas situaciones, el paciente puede beneficiarse de ciertas modificaciones en la dieta. Entre las más habituales podemos encontrar:

  • - Dietas pobres en fibra: Contribuyen a reducir la estimulación de los movimientos intestinales y los retortijones después de las comidas, disminuyendo la aparición de diarrea y cólicos.
  • - Dietas pobres en grasas: Indicadas en aquellas situaciones en las que la absorción de grasa puede estar limitada a nivel intestinal.
  • - Dietas pobres en lactosa: Algunos pacientes refieren empeoramiento de sus síntomas intestinales con la toma de la leche. En estos casos, en periodos de actividad, cuando los pacientes refieran empeoramiento de la clínica con la toma de leche, esta se puede suprimir, manteniendo siempre la ingesta de derivados lácteos, como los yogures, que se toleran mejor porque la leche está fermentada. Una vez superado el episodio de actividad se reiniciará la ingesta de leche de forma progresiva; si reaparece la sintomatología sin datos de actividad pueden ser necesarios estudios para determinar si existe un déficit de lactasa.
  • - Dietas altamente calóricas o hipercalóricas: Especialmente aconsejadas en pacientes con EII que presenten pérdida de peso o retraso en el crecimiento y desarrollo puberal. 
volver arriba
  • Última Actualización: 20/12/2017.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies