Menu
logofeii
Noemí Manceñido Marcos: Servicio de Aparato Digestivo, Hospital Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes, Madrid).
Vídeo educativo: “Terapias Alternativas”, realizado y revisado por: Dra. Manceñido. GETECCU, Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa.

Pero…¿Cómo pueden no funcionar? Papel de la evidencia científica y la medicina basada en la evidencia

Hoy en día, el ejercicio de la medicina se basa en la aplicación clínica y racional de la mejor evidencia científica disponible y así poder proporcionar la atención más adecuada a los pacientes, teniendo en cuenta sus preferencias y características individuales; esto se denomina medicina basada en la evidencia. De esta forma, los médicos podemos diagnosticar las enfermedades y tomar las mejores decisiones clínicas posibles, así como seleccionar los mejores tratamientos y formas de prevención de enfermedades. Así, se puede evitar que los pacientes se expongan a procedimientos de diagnóstico o tratamientos que no estén suficientemente probados o que puedan ser incluso dañinos o, por el contrario, que no los reciban cuando han demostrado ser útiles y eficaces. Para ello, uno de los pasos es el seleccionar los estudios más rigurosos y de más calidad científica para determinar qué acciones conllevan mayor beneficio con el mínimo riesgo. Todos conocemos prácticas y tratamientos aceptados por la sociedad, poniendo como excusa motivos variopintos y no fundados: porque los practica mucha gente, porque se llevan empleando desde hace generaciones, “si le ha ido bien a otro, a mí también me puede funcionar” o porque existe la creencia de que “son útiles pero las grandes compañías farmacéuticas no quieren que se conozcan para evitar competencia”. Sin embargo, la evidencia científica sobre muchas de estas terapias alternativas y/o complementarias es escasa o no existe. De hecho, aunque algunas terapias pudieran tener cierto efecto beneficioso, es necesario realizar estudios con rigor científico que demuestren su eficacia, las dosis necesarias y su seguridad. Por esto, es preferible no exponerse al riesgo de usarlas mientras no se demuestre de una manera científica y validada su utilidad y que tienen un equilibrio adecuado entre el beneficio y el riesgo de emplear una terapia en concreto.
alternativas4

volver arriba
  • Última Actualización: 29/08/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies