Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dra. Raquel Abelleira Sanjurjo y Dra. María Aurea Calaza Vázquez. Servicio de Ginecología. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Qué características de las vacunas son importantes?

Cualquier tipo de vacuna, incluyendo las vacunas preventivas frente al VPH deben cumplir una serie de características importantes: seguridad, inmunogenicidad (capacidad desencadenar la producción de anticuerpos) y eficacia.

- Seguridad:

En los ensayos clínicos realizados con pacientes, no se observaron efectos adversos graves relacionados con la administración de ninguna de las vacunas. La revisión de todos los informes de seguridad emitidos por las principales Agencias Nacionales e Internacionales concluyó, que la vacunación VPH ofrece un óptimo perfil de seguridad. La Organización Mundial de la Salud (OMS), no ha modificado su criterio de apoyar rotundamente estas conclusiones.

- Inmunogenicidad:

Todas las vacunas disponibles muestran una elevada inmunogenicidad o capacidad para producir anticuerpos, siendo ésta 40 veces superior a la inmunogenicidad de la propia infección natural. La importancia de esto reside en que cuando administramos una vacuna intentamos conseguir la generación de anticuerpos por parte del organismo, para que neutralicen la acción del agente infeccioso cuando entre en contacto con nuestro organismo.

El virus VPH no entra a la circulación sanguínea (no produce viremia), sino que su acción la realiza a nivel externo en el tracto genital inferior y se internaliza en las células del cuello uterino.

Los anticuerpos generados en el organismo con la vacuna, han de estar a nivel de las secreciones cérvico-vaginales para impedir que el virus se adhiera al tejido que recubre el cuello uterino (epitelio) y que de ahí llegue a las capas más profundas. Cuanto mayor es la concentración en sangre de anticuerpos, mayor será la proporción que pueda pasar a las secreciones del tracto genital inferior.

Se ha observado que los anticuerpos producidos tras la vacunación con Gardasil, son capaces de atravesar la placenta (presentan paso transplacentario), lo que puede suponer la protección del recién nacido frente a la Papilomatosis respiratoria recurrente o Papilomatosis faríngea (enfermedad que ocasiona la aparición de tumores a lo largo del tracto respiratorio), producida en hijos de madres con Codilomatosis genital, los cuales tienen un riesgo demostrado aunque bajo y difícil de predecir).

- Eficacia:

Las vacunas profilácticas frente al VPH, son vacunas para prevenir el cáncer, pero lógicamente no se puede esperar a la aparición del cáncer para ver si son o no eficaces, por ello se tienen en cuenta otros aspectos relacionados con la infección por VPH (variables intermedias), que permiten confirmar el nivel de protección de la vacuna.

Una de estas variables a controlar y que ha sido propuesta por la OMS como la variable principal, es la capacidad de la vacuna de impedir la infección persistente por VPH; mientras que las variables o aspectos clínicos a controlar es la capacidad de la vacuna de prevenir las lesiones precursoras, el CIN2 y CIN3.

Se ha demostrado que la eficacia de la vacuna frente al VPH se encuentra en el rango del 95,7% y el 100%. A pesar de esta elevada eficacia, el cribado de cáncer cervical en la población femenina sigue siendo muy importante, por lo que debe mantenerse en poblaciones vacunadas, ya que la vacuna protege del 70% de los posibles cánceres de cuello; además, la vacuna frente al VPH posee protección cruzada (protección adicional que presenta una vacuna frente a otros tipos de virus diferentes para los que no está diseñada específicamente) demostrada frente a ciertos tipos de VPH, por lo que se considera que su eficacia será mayor.

volver arriba
  • Última Actualización: 06/08/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies