Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dra. Ana Echarri Piudo, Responsable Unidad EICI; Dra. Virginia Ollero Pena, Unidad EICI. Servicio de Digestivo. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Qué factores pueden influir en la enfermedad de Crohn?

En personas portadoras de ciertas alteraciones genéticas, determinados factores ambientales, pueden alterar la respuesta del sistema inmunológico desencadenando la enfermedad.

Por lo general la EC suele afectar en mayor proporción a personas de niveles socioculturales elevados y de áreas urbanas e industrializadas. En España, de manera similar al resto de Europa, la incidencia de la enfermedad está aumentando, pudiendo llegar a diagnosticarse  entre 9 y 12 casos nuevos al año por cada 100.000 habitantes, afectando por igual a hombres y mujeres.

La edad de presentación de la enfermedad  de Crohn suele ser variable, siendo diagnosticada con más frecuencia entre los 15 y 35 años o a partir de los 60 años. La enfermedad de Crohn también puede presentarse en edad pediátrica, cuyo diagnóstico está aumentando en la actualidad, tal vez como consecuencia de la exposición durante estas edades a determinados factores ambientales.

TABACO

¿Cómo afecta el consumo de tabaco a la enfermedad de Crohn

Uno de los factores de riesgo más estudiados y más influyente en la enfermedad de Crohn es el tabaco. La mayor parte de los estudios han encontrado una asociación directa entre el riesgo de padecer Crohn y el consumo de tabaco, de manera que los fumadores habituales y ex fumadores, especialmente si son mujeres,  tienen un riesgo mucho más elevado de desarrollar la enfermedad a lo largo de su vida, pudiendo llegar a duplicarse o quintuplicarse este riesgo en cada uno de los respectivos casos.

El hecho de continuar fumando una vez diagnosticada la enfermedad, convierte al tabaco en un potente efecto adverso en la evolución de la misma, causando en los pacientes fumadores un mayor número de brotes, más diarrea, mayor presencia de fístulas, un elevado número de ingresos hospitalarios, una mayor necesidad de tratamiento, un mayor número de intervenciones quirúrgicas y un mayor riesgo de recurrencias postquirúrgicas de la enfermedad; en comparación con los pacientes que dejan de fumar una vez diagnosticados o con los pacientes que nunca han fumado.

Si se deja de fumar, ¿cuándo se empezarán a obtener beneficios en el curso de la enfermedad de Crohn?

El abandono del hábito tabáquico ha sido ampliamente investigado en cuanto a su repercusión sobre la enfermedad de Crohn, observándose que dejar de fumar disminuye drásticamente el riesgo de desarrollar la enfermedad a partir del 4 año de abandono, incluyendo una reducción del número de recaídas, de la necesidad de tratamiento inmunosupresor y del riesgo de reaparición de la enfermedad tras la cirugía.

A pesar de que el tabaco es de los factores de riesgo más importantes y el único sobre el que actuar de manera directa para reducir el riesgo de padecer la enfermedad y controlar su evolución, el porcentaje de pacientes con enfermedad de Crohn que consigue abandonar su consumo es demasiado bajo. Por lo tanto, es importante que bajo un diagnóstico de enfermedad de Crohn el paciente, especialmente si es mujer, sea consciente de las repercusiones que para su salud y calidad de vida puede suponer el seguir fumando y plantearse hasta qué punto le compensa mantener este hábito tan poco saludable. En caso de necesitar ayuda para dejar de fumar (Aplicaciones), tanto el médico de cabecera o el especialista ofrecerán al paciente, toda la información necesaria para su abandono y le proporcionarán la ayuda y el apoyo que necesite.

INFECCIONES REPETIDAS

Otro factor de riesgo a considerar en el desarrollo de la EC, puede ser el padecer infecciones repetidas, sobre todo durante la infancia, causadas por agentes infecciosos como las bacterias Mycobacterium aviumparatuberculosis (presente en el ambiente y que puede inhalarse o ingerirse, causando diarrea y dolor abdominal), Campylobacter (responsable de infecciones alimentarias) o Yersinia (ingeridaa través de alimentos contaminados y causando fiebre, dolor abdominal y diarrea, en ocasiones con sangre); o incluso infecciones por agentes víricos como los citomegalovirus (una variante del virus del herpes) o los rotavirus (causantes de las gastroenteritis víricas comunes), etc

FÁRMACOS

Otro  posible factor de riesgode desarrollar la EC es el consumo de determinados fármacos, como los anticonceptivos orales o los anti-inflamatorios no esteroideos (AINE). El uso prolongado de los anticonceptivos orales o las altas dosis de estrógenos, parece que aumenta el riesgo de desarrollar EC, mientras que los AINE pueden promover el empeoramiento de la enfermedad o la aparición de un brote en determinados pacientes “más sensibles”.

DIETA

Algunas investigaciones apuntan a que una dieta rica en azúcares, hidratos de carbono refinados, y con bajo consumo de frutas, verduras y fibra puede aumentar el riesgo de desarrollar EC, aunque no existen datos suficientes para confirmar que algún componente de la dieta pueda estar relacionado con el riesgo de padecer enfermedad de Crohn.

volver arriba
  • Última Actualización: 20/12/2017.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies