Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dr. Ramón López de los Reyes. Servicio de Cirugía. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

¿Qué pasará después de la cirugía?

  Al despertar de la intervención, el paciente, puede encontrar varios tubos saliendo de su cuerpo, como la sonda urinaria, sonda nasogástrica, drenajes; necesarios para eliminar las acumulaciones de líquidos en el área operada.

Después de una operación abdominal, es normal que el tránsito intestinal y los movimientos peristálticos se vean alterados, por lo que no se podrán ingerir alimentos sólidos ni líquidos por la boca siendo necesaria la aportación de nutrientes por vía intravenosa (nutrición parenteral). Una vez que se restablezca el movimiento intestinal se retirará la sonda nasogástrica y se comenzará la ingesta de alimentos, inicialmente de líquidos y más tarde sólidos.

Tras la intervención quirúrgica, el paciente puede sentir ganas de defecar o tener algún resto de desecho en la región anal, formado por sangre, moco y/o heces. Si el recto se encuentra intacto, estas secreciones pueden ser evacuadas sin dolor alguno, incluso pueden producirse pérdidas sin que el paciente pueda evitarlo (incontinencia rectal). La frecuencia de este tipo de evacuación o pérdida suele disminuir a lo largo del tiempo.

Si la intervención quirúrgica de la EII, ha precisado la construcción de una ostomía, es importante adaptarse a la presencia del estoma, a la función intestinal alterada y a la nueva imagen corporal. Mientras el paciente está en el hospital, se le proporcionará a él y a su familia toda la ayuda, consejos e información necesaria para adaptarse a la nueva situación. También se informará de cómo y dónde conseguir los materiales una vez dado de alta del hospital.  

volver arriba
  • Última Actualización: 06/08/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies