Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dr. J. Carlos Gallego Ojea. Servicio de Radiodiagnóstico. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

TOMOGRAFÍA AXIAL COMPUTARIZADA (TAC)

¿En qué consiste la prueba?

La Tomografía Axial Computarizada o TAC es una técnica basada en la utilización de radiación ionizante (rayos X) para la obtención de imágenes de cortes o secciones anatómicas del cuerpo. En lugar de obtener una única imagen radiológica como lo hace la radiografía convencional, la TAC, obtiene múltiples imágenes gracias al desplazamiento alrededor del cuerpo del paciente, de la fuente de radiación y de sus detectores. Estas imágenes son posteriormente procesadas por un sistema informático que las integra en una imagen final que puede observarse en los planos que se desee (Imagen 9).

tac-EC
Imagen 9. Imagen obtenida en un estudio de TAC abdominal de paciente con enfermedad de Crohn

La TAC permite evaluar el estado de prácticamente cualquier órgano del abdomen, permitiendo el estudio simultáneo del intestino delgado, colon y de la relación de ambos con los demás órganos circundantes. En los pacientes con Colitis Ulcerosa, la utilidad de la TAC puede ser limitada, debido a que no es lo suficientemente potente para la detección de las alteraciones en la capa mucosa de la pared del colon, solamente detectables en aquellos casos en los que una mayor actividad inflamatoria o una enfermedad más evolucionada, ha causado el engrosamiento de la pared intestinal con posible presencia de edema, fibrosis o depósito de grasa. En el caso de paciente con Enfermedad de Crohn, la TAC resulta de mayor utilidad, permitiendo el estudio del intestino delgado y del colon simultáneamente y aportando información sobre la extensión de la enfermedad, de las complicaciones asociadas a la misma, de sus manifestaciones extraintestinales y de posibles complicaciones relacionadas con su tratamiento.

¿Qué preparación previa se necesita para esta prueba y cómo se realiza?

Para el estudio del intestino, es necesaria una preparación previa por parte del paciente, consistente en evitar tomar líquidos y sólidos el día de la exploración, y en la ingestión de algún líquido (contraste yodado diluido, agua o agua con componentes osmóticos) y/o administración de medio de contraste intravenoso (basado en yodo) que ayuden a su mejor visualización. En caso de que el paciente fuera alérgico al yodo o padeciera  algún trastorno o insuficiencia renal, deberá indicarlo al especialista antes de la realización de la prueba.

Para realizar una colono-TAC, la preparación previa es parecida a la del enema opaco. Además, en el momento de la realización será necesario insuflar aire a través del recto. Las imágenes adquiridas de este modo son posteriormente procesadas informáticamente y la visión que se obtiene es parecida a la de la colonoscopia.

La realización de la prueba requiere que el paciente se desnude y se desprenda de cualquier objeto metálico y joyas. A continuación, el paciente se tumbará en la camilla y se irá desplazando lentamente hacia el interior del escáner, el cual presenta forma de tubo (Imagen 10). Una vez en el interior, deberá permanecer completamente inmóvil hasta la finalización de la prueba.

sala-tac
Imagen 10. Sala de realización de TAC donde se muestra el escáner y la camilla para el paciente

La exposición a radiación ionizante por parte del paciente es más elevada que en las técnicas anteriores, pero los equipos modernos cuentan con sistemas de modulación de dosis, que controlan en todo momento la intensidad y cantidad de radiación a la que está expuesta el paciente, permitiendo la reducción de la misma todo lo posible.

¿Cuánto tiempo durará la prueba?

La duración de la TAC oscila entre los 10-15 minutos.

¿Se sentirá alguna molestia durante la realización de la prueba?

A pesar de ser una prueba bien tolerada por el paciente, puede resultarle molesto el hecho de permanecer inmóvil durante la realización del estudio o tener sensación de calor corporal, mal sabor en la boca o nauseas como consecuencia de la administración del contraste. En caso de notar alguna molestia intensa, dificultad respiratoria o picores o irritaciones en la piel, deberá indicarse de forma inmediata.

En caso de la colono-TAC, el paciente puede tener alguna molestia debida al aire insuflado en el colon, sensación de dolor tipo cólico o distensión abdominal, molestias que normalmente desaparecen al finalizar la prueba.

Tras la realización de la prueba, ¿se tendrá alguna molestia?

Podrían existir reacciones alérgicas leves al yodo en las horas posteriores a la realización de la prueba.

¿Se necesita algún cuidado especial tras la realización de la prueba?

Finalizada la prueba no es necesario realizar ningún cuidado especial por parte del paciente. En caso de que el paciente haya tenido una reacción alérgica leve al yodo, el especialista correspondiente le indicará la medicación o cuidados que ha de realizar.

volver arriba
  • Última Actualización: 20/12/2017.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies