Menu
logofeii
Información realizada y revisada por: Dr. J. Carlos Gallego Ojea. Servicio de Radiodiagnóstico. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

TRÁNSITO INTESTINAL

¿En qué consiste la prueba?

El tránsito intestinal consiste en la obtención de imágenes radiológicas del tracto digestivo mediante el empleo de radiación ionizante (rayos X) y de la administración por vía oral de un contraste opaco (papilla).

Con la realización de esta prueba se obtiene información sobre el estado en el que se encuentra el intestino delgado en toda su extensión, pudiendo abarcar también al esófago y estómago. De este modo puede evaluarse si existe alguna alteración a nivel de estas estructuras, valorar su extensión, su gravedad y las posibles alteraciones o complicaciones presentes en las zonas adyacentes, como la presencia de fístulas.

La exposición moderada a radiación por parte del paciente y la incapacidad de la prueba en la detección de lesiones leves o alteraciones recientes consecuencia de la EII, hace que su empleo se reduzca a casos concretos o a situaciones de diagnostico inicial de la enfermedad, no empleándose como prueba de seguimiento de la misma. En la actualidad está siendo sustituida por la Resonancia Magnética (RM) o por la Tomografía Axial Computarizada (TAC).

¿Qué preparación previa se necesita para esta prueba y cómo se realiza?

Para la realización de esta prueba radiológica, el paciente solamente deberá acudir en ayunas el día que tenga lugar la exploración. Para la prueba de tránsito intestinal, el paciente deberá desnudarse y desprenderse de todos los objetos metálicos y joyas. Posteriormente, se procede a la colocación del paciente en la camilla del Telemando (Imagen 4) y se le proporciona la papilla radioopaca para que la ingiera. Esta papilla de sabor y aroma afrutado es altamente densa y visible bajo exposición a rayos X, es decir, no permite el paso de la luz y en la imagen radiológica aparece en una tonalidad clara dentro de la escala de grises.

telemando-transitos
Imagen 4. Telemando para realizar tránsitos intestinales

Durante la ingestión de la papilla y durante los minutos siguientes, el especialista procede a observar y a realizar una serie de imágenes radiológicas cada cierto tiempo, para registrar cómo progresa la papilla a través del tracto gastrointestinal, pasando por el esófago, estomago e intestino delgado, hasta llegar al colon (Imagen 5).

radiologia-EC
Imagen 5. Imagen radiológica de tránsito intestinal de paciente con enfermedad de Crohn ileal
¿Cuánto tiempo durará la prueba?

La duración de la toma de radiografías dependerá de la velocidad del tránsito intestinal del propio paciente, es decir de lo rápido o lento que va avanzando la papilla por el intestino. Por lo general, la prueba suele durar entre unos 45 minutos y 1 hora, aunque en ocasiones puede durar más tiempo.

¿Se sentirá alguna molestia durante la realización de la prueba?

La realización del tránsito intestinal no supone ninguna molestia, aunque para algunos pacientes puede resultar desagradable la ingestión de la papilla debido a su sabor, a pesar de que éste no es desagradable.

Tras la realización de la prueba, ¿se tendrá alguna molestia?

Tras la realización de la prueba no se sentirá ninguna molestia. A consecuencia de la ingestión de la papilla radioopaca, las deposiciones posteriores a la realización del tránsito suelen ser de color blanco.

¿Se necesita algún cuidado especial tras la realización de la prueba?

Una vez realizada la prueba, el paciente podrá hacer vida normal.

volver arriba
  • Última Actualización: 06/08/2018.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies